Glosa a una soleá.


El Jaleo. 1882.
John Singer Sargent. 1856-1925.










Por ofrecerte  consuelo
las penas solo las paso
y aquí estoy yo sin remedio.

Bien de mi vida no llores
alíviate de tristezas
olvida tantas certezas
y decepción en amores.
Riega con lágrimas flores
y ha de crecer tanto anhelo.
Deshazte  del mal y el duelo
acabará en tal medida
y ha de cerrarse tu herida
por ofrecerte consuelo.

Acomoda tu atención
a cada nuevo proyecto
que puede no ser perfecto
pero invita a solución.
Toma el día con pasión
y olvida si hubo un fracaso.
No te rindas al ocaso
ni acobardes ante un no
y mírame a mí que yo
las penas solo las paso.

Dedica tu fe a lo hermoso
al bello hacer natural
y consagra en el real
origen el bien precioso.
Sé en ti y halla en ti el dichoso
y grato apacible predio.
No te permitas que el tedio
tome poder y te desarme
¿me ves? terminando por dejarme  
y aquí estoy yo sin remedio.

Enrique Sabaté. 26 de febrero de 2015.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflejo en mi mismo

Por la memoria.

Selección